La pandemia de Covid-19 ha arrojado una luz sobre la gran cantidad de personas vulnerables aquí en la Baja. Gente trabajadora, que a menudo solo tienen lo suficiente para mantenerse a sí mismos y a sus familias viviendo al día. Cuando el trabajo se detuvo, la gente se preocupó. Fue estresante no saber cómo alimentarían a sus familias hasta que el trabajo comenzara nuevamente.

Muchas organizaciones de base se unieron para recaudar fondos y preparar canastas de alimentos o despensas que se entregaron a las comunidades necesitadas. Baja Dogs La Paz trabajó con muchas de estas organizaciones para proporcionar comida para perros.

Ayudando a entregar alimentos, tanto para personas como para perros, para que las familias puedan tener a sus mascotas es algo que me dejará una marca indeleble.

Vimos personas inmensamente orgullosas que aceptaron nuestra ayuda con gratitud..

Vimos niños que salieron corriendo de la casa para ayudar a llevar los paquetes para sus madres..

Vimos perros comiendo bien.

Perros obteniendo una buena comida

Si, alguien vive aqui.

También vimos personas que apenas podían mantenerse a sí mismas y a sus queridas mascotas..

Estas personas estaban marginadas, a veces sin hogar o a veces viviendo en un montón de artículos desechados, improvisados ​​para tener un poco de refugio.

Estos eran los verdaderamente vulnerables.

Las personas que apenas notaron que estaba ocurriendo una pandemia porque para ellos la vida era una lucha diaria.

Señora sin hogar con sus dos perros

Visitamos a una mujer mayor que vive en la miseria junto a un basurero. Su casa consistía en una mezcla de objetos desechados.. Todo, desde cochecitos de bebé hasta carritos de supermercado, se unieron para formar una base donde vivir. Ella vivía adentro sin electricidad, sin agua potable, sin baño. Y muy poco para protegerse de los elementos..

Sin embargo, tiene con ella a sus dos perros.. Ella ama absolutamente a sus perros y es comprensible. Son compañeros constantes que nunca la decepcionan..

No la juzgan, no le exigen, solo la lealtad y el amor que ellos le dan. Ella comparte sus escasas raciones con ellos porque son su familia..

 

La abuelita recibiendo comida para sus perros

Otra abuela aceptó con gusto la comida para ella, pero se sintió abrumada cuando le ofrecimos comida a su perro. Los cinco perros estaban ansiosos por saludarme mientras me detenía para dejar la comida.. Tenían garrapatas y parecía que les caería muy bien una buena comida. Ella me suplicó que adoptara uno o dos de sus cachorros.

Esta abuelita no tenía los medios para llevar a sus perros a esterilizar a pesar de que el servicio se ofrece de forma gratuita. No tenía transporte y, por supuesto, no podía llevarlos en el autobús..

Hizo lo que pudo por sus perros porque los amaba, y ella quería hacer lo mejor por ellos.

 

Perros hambrientos conseguir una comida

Seguimos por este camino hacia la playa a lo largo de un muro recién construido hasta el final del camino que estaba bloqueado. No podía ver a la vuelta de la esquina y me preguntaba quién podría estar viviendo tan lejos.

Poco después, una mujer y su hijito dieron la vuelta en la esquina.. Miré a mi alrededor para ver en qué vivían. Una vez más, una "casa" improvisada con lonas y paletts empedradas que ofrecen poca protección contra el sol y el viento.. Ella preguntó si teníamos pañales para el bebé..

Aquí había una familia con niños pequeños y un bebé viviendo con lo mínimo, y sin embargo, nos ofrecieron sus sonrisas y su sincera gratitud.. También tenían perros a los que los niños adoraban.. De algun modo, lograron compartir lo que tenían con los perros.

 

Familias recibiendo comida

Hay un hombre sin hogar, "Abram", que camina por las calles del centro de la paz. Sabes que es él porque tiene al menos seis perros caminando con él.. Los perros son de diferentes tamaños y edades.. La mayoría de ellos no tienen correa pero no se alejan de él.

En tiempos normales, sobrevive gracias a la generosidad de los turistas y las personas del vecindario que le dan comida o dinero. Algunas de las tiendas dejan abierto el grifo de agua para que se lave y les dé de beber a los perros..

La pandemia realmente afectó a Abram y sus perros porque las tiendas estaban cerradas y no había gente en las calles.. Él es otro ejemplo de cómo las personas con poco o ningún medio aún encuentran la manera de mantener a sus animales..

El ama a todos sus perros y hace todo lo posible para mantenerlos sanos y seguros a menudo a expensas de su propia salud.. Nos aseguramos de que tenga comida para él y sus perros..