Hip dysplasia, more common than we thought


La displasia de cadera no es una enfermedad que se puede tratar o prevenir, pero hay algunos procedimientos médicos que pueden aliviar o reparar los daños causados por ella.

El principal problema con la displasia de cadera es lo que los veterinarios llaman laxitud de la cadera -que es la debilidad o holgura de la articulación, y la osteoartritis a largo plazo. Así que -en perros jóvenes, los efectos pueden disminuir con medicamentos y terapia física.

La cirugía se recomienda en casos más avanzados -cuando el dolor es constante o más fuerte. Los procedimientos quirúrgicos incluyen la sustitución de la articulación por una prótesis biocompatible (reemplazo de cadera) o la extirpación de la cabeza del fémur que detiene el contacto de los huesos desnudos de la articulación y, después de la terapia adecuada, el músculo produce una pseudoarticulación que mantiene la pierna en su lugar.

Si ve a su perro cojeando, llévelo a su veterinario para un diagnóstico adecuado y un tratamiento oportuno. Si se hace correctamente y a tiempo ¡la calidad de vida de los perros con displasia de cadera es muy buena!

Se puede consultar más información en: https://www.acvs.org/small-animal-es/canine-hip-dysplasia.